Vol. Actual Todos Volúmenes
Contenido
Comité Editorial y Consejo de Redacción
*
Directorio
Contenido
*
Indice
Nierika. Revista de Estudios de Arte
*
Nuestra Misión
*
Our Mission
Indumentaria, Moda y Cultura Escrita
*
Nota Editorial
Contraportada
*
Contraportada
latinex

Documentos

Página 160 de 175

Gesmodi: Las prácticas del vestir y el diseño como objetos de estudio

Gesmodi:
Las prácticas del vestir
y el diseño
como objetos de estudio

Daniela Lucena y Laura Zambrini
Doctoras en Ciencias Sociales, profesoras de la Universidad de Buenos Aires
e investigadoras  del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

1. ¿Por qué y para qué un grupo de estudios sobre moda y diseño?

El Grupo  de Estudios  Sociológicos sobre Moda y Diseño (Gesmodi) es un equipo de trabajo que funciona desde fines del año 2013 en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires. Sus orígenes  se vinculan con la necesidad de instalar un espacio colectivo de reflexión e investigación sobre diversas problemáticas vinculadas al diseño, la moda y las prácticas del vestir. Si bien  en las últimas  tres décadas la presencia  del diseño y de los diseñadores de indumentaria en la ciudad de Buenos Aires ha sido cada vez más notoria y ha resignificado  espacios urbanos, prácticas de distinción y producciones simbólicas, estas transformaciones  fueron escasamente abordadas desde la mirada propia de la Sociología y los Estudios Culturales. Es notable, en este sentido, no sólo la escasez de reflexiones teóricas desde Ciencias Sociales, sino también desde las propias disciplinas proyectuales.

     Esta situación nos parece atribuible, en gran medida, al persistente prejuicio que muchas veces recae sobre las temáticas vinculadas con el campo de la moda y la indumentaria, tildadas frecuentemente como cuestiones frívolas del mundo femenino y, por tanto, consideradas como un objeto “no digno”de problematización. Esta asociación  negativa  entre lo femenino, la moda y la frivolidad, así como también a la banalidad y a la inconstancia, explican acaso el lugar subordinado  de la moda y el diseño de indumentaria dentro de la teoría social y cultural. En este sentido, debe señalarse que la construcción de la división arbitraria entre lo público y lo privado, y la consiguiente  asignación genérica a cada espacio, también se manifestó en la conformación  de las disciplinas proyectuales. Al igual que la mayoría de los espacios sociales, el diseño ha tenido un predominio  simbólico masculino cuya impronta se remonta a sus inicios en la pionera Escuela Bauhaus de Alemania. Allí se aplicaba una política sexista en relación a la participación de las mujeres en los talleres y su formación profesional (Gravier, 2013; Valdivieso, 2014). Asimismo, tareas tales como la costura, la confección, el tejido, el bordado, entre otras, son actividades que en el imaginario moderno se relacionan con las mujeres y el universo femenino  (Zambrini, 2010; 2015).

     De este modo, las prendas de vestir acarrean históricas cargas simbólicas y representaciones de género que hacen referencia a un sistema jerarquizado de creencias, y el campo de la moda no escapa a la herencia de ese acervo histórico y cultural dominante que sobre- valora lo masculino en detrimento de lo femenino. Estudiar el diseño y las prácticas vestimentarias dejando de lado estos preconceptos y recuperar todo aquello que la moda como sistema simbólico –con todas sus ambigüedades y contradicciones– puede decirnos sobre

 
   N9-10_img_115.jpg
Página 160 de 175
Comentarios