latinex

Entrevista / Interview

Página 98 de 100

Luis Ávila Blancas, dos entrevistas al creador de un museo.

 

95

cornisa-entrevista.jpg

 

LAB: Era una persona conocedora de la materia, y de absoluta confianza de la Congre- 95

gación. Por eso las alumnas pudieron conocer toda la colección en buen estado. En esa

tesis está todo lo que se necesita saber para conocer la colección antes de su montaje en la

colección en la pinacoteca.

 

AHG: ¿El inah no tenía inventario del acervo?

LAB: Que yo recuerde, no.

 

AHG: En la pinacoteca tienen exhibida la pintura Las cinco llagas de Cristo que está firmada

por un personaje interesante, Francisco de Otaz. Insinúa seguir muy de cerca la oración

Mi Jesús, entre tus llagas escóndeme que parece ser la única obra firmada por ese

personaje. ¿Podríamos pensar que hubiese gente que sólo pintara para esta colección, para

los jesuitas?

LAB: Hay que pensar en la importancia de la Compañía, su poder económico era muy

grande, y podía hacerlo para sus acervos. Una de las grandes pinturas que se exhibe tiene

como finalidad demostrar el triunfalismo jesuita, san Ignacio, la santísima Virgen flotando

sobre nubes. Es la época del triunfalismo de la Compañía, con los grandes escritores del

momento. Para mí esa es la explicación de la mayor parte de estas pinturas.

 

AHG: Rogelio Ruiz Gomar publicó en 1960 una vista panorámica de la sala que hoy

llamamos Cardenal Newman y se ve reducida.

LAB: Eran habitaciones, la pintura del Patrocinio de San José a la Congregación era la separación

de la sala a las habitaciones que estaban atrás, no existían los cuartos actuales. La

mayoría de los seminaristas de la Congregación habitábamos ahí. Los cuadros de esa sala

los colgó el superior anterior, Joaquín Sánchez Carrillo. Desde entonces se tenía la intención

de conservar las obras y mantener los conjuntos de pinturas.

 

AHG: La pinacoteca no sólo muestra un mar de pinturas, sino que tiene tres líneas,

histórica, teológica y artística. Se habla de talleres, temas, las lecturas son muchas gracias al

acierto del acomodo y debe tomarse en cuenta para otras colecciones.

LAB: Así se trató de realizar, eso intenté.

 

AHG: ¿Usted considera que el Oratorio siempre supo que era custodio de un tesoro?

LAB: Yo creo que sí, la conducta de la Congregación fue la de conservación ante todo.

Conservar lo que pertenece a La Profesa, dar mantenimiento a las cosas de valor en términos

generales. El cuidado elemental, el mantenimiento es lo que ha llevado a que todo se

conserve en buen estado.

 

AHG: Cuando abrió la pinacoteca, ¿qué comentarios recibió?

LAB: En términos generales la gente salía contenta, se le había enseñado esta colección

riquísima. Yo mantenía contacto con los visitantes, que casi siempre eran los fieles del templo.

No faltaban esas expresiones de satisfacción por la conservación de las obras. Guillermo

Tovar y de Teresa vino muchas veces, traía visitantes muy distinguidos, una vez trajo a las

esposas de los embajadores en México a conocer la colección.

 
Página 98 de 100
Comentarios