Ensayos

Página 186 de 189

¿Memorias reales o memorias cristianizadas? Tecnologías corporales de la contención en el libro VI de la Historia general de las cosas de Nueva España, siglo XVI

Los escritos codificaron la novedad dentro de los espacios de experiencia, permitiendo la emergencia del sentido. Con las crónicas americanas se labró un proceso fundacional de instauración de la memoria: las escrituras sobre la alteridad indígena permitieron construir la única versión del acontecer, la que permitía la mirada cristiana por el Nuevo Mundo. Esos horizontes de alteridad y sus pasados fueron trabajados para hacerlos comprensiblesen el nuevo marco de dominio, estructurados bajo los regímenes de verdad vigentes para ser la representación de aquello que se estaba instaurando y, lo más importante: aspiraban a convertirse en la única versión autorizada de esos mundos, de los pasados paganos.

   El proyecto de inscripción fue más allá de la búsqueda de referentes o autoritates para narrar lo americano: era parte de un proyecto político. Es evidente que la historia la escriben los ganadores, pero a través de la escritura se construyeron los paradigmas del vencido y sus formas de inclusión en el mundo. El dominio posibilitó un saber y ese saber aspiraba a organizar la sociedad. El colonialismo siempre es generativo, auspicia las versiones realistas de los derrotados para sustentarse. Permite comprender el estado del nuevo orden y sus reglas de operación. La versión “adecuada” del pasado se instaura por la escritura. La historia intenta convertirse en memoria de lo sucedido y pedagogía para el presente. Así funciona la historia magistra vitae. Muestra el origen, el sentido y la dirección que debía recorrer el nuevo orden social. En ese trabajo sobre la tradición sólo hay un saber, el único capaz de generar memoria al inscribir la adecuada experiencia de la alteridad: ese saber construyó su historia a través de las ruinas del otro.

 

¿Memorias reales o memorias cristianizadas? / 169

Página 186 de 189
Comentarios