La corrupción como problema social • examen

Página 13 de 50

30.png

 

 

32.pnghelena.png

31.png


"No todo lo que huele a política apesta. No todos los gobernantes son corruptos, no todas las administraciones empeoran”.

 

 

Estas palabras, pronunciadas recientemente por Enrique Peña Nieto están muy lejos de la percepción generalizada de que la política es como la antítesis del rey Midas, que todo lo que toca, en lugar de convertirlo en oro, lo convierte en podredumbre e inmundicia. Los Índices de Percepción de la Corrupción que año con año elabora Transparencia Internacional (en el último reporte, correspondiente al año 2015, nuestro país ocupaba el lugar 95 de 167 países) no hacen sino confirmar esta idea de que México es percibido como un país con altísimos niveles de corrupción institucional. ¿Cómo entender este fenómeno? ¿Vivimos entrampados en un sistema del que no nos podemos zafar y que nos condena a que cualquier relación con el sector público está mediada por el interés particular de las personas? Tratemos de esbozar una respuesta a estos interrogantes, cuestionando algunas de las ideas que se han barajado en torno a la corrupción.

 
Página 13 de 50
Comentarios