Actualidad Ibero • compromiso social

Página 41 de 50

80.png

El pasado 5 de abril las Universidades del Sistema Universitario Jesuita (SUJ) otorgaron el Doctorado Honoris Causa al Premio Nobel de Literatura 2003, John Maxwell Coetzee, en reconocimiento a su contribución excepcional en el campo de la filosofía y a que su obra literaria “observa una proximidad importante con los principales lineamientos del Ideario jesuita, entre los que destacan la promoción de la justicia y la libertad, la formación humanista, la crítica a la exclusión y violencia, y el favorecimiento de una cultura de la paz, equidad y respeto, así como la lucha contra las condiciones de pobreza que aquejan a los más desfavorecidos”, señaló el Rector de la Universidad Iberoamericana, David Fernández Dávalos, S. J.

“Coetzee –destacó el Rector de la Ibero– es un defensor de la igualdad de oportunidades de razas diversas y rechaza todo tipo de actitudes intolerantes y racistas. Aunque actualmente su obra ha cambiado un poco el tono y la dirección que llevaba en un principio, el impacto y la influencia que ha tenido a nivel internacional ha sido muy amplia. Su trayectoria como académico y escritor ha logrado influir en otras disciplinas, intentando fomentar la coherencia en todos los aspectos de la vida de un país. A través de los cientos de páginas que conforman su obra demuestra su responsabilidad social, no sólo con Sudáfrica, sino con el mundo entero”.

  En representación de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, Puebla, Tijuana, el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, el Instituto Superior Intercultural

 

Ayuuk y la Universidad Loyola del Pacífico, el maestro Fernández Dávalos destacó que las novelas de Coetzee confrontan al lector con una “realidad brutal, sin maquillajes sociales”, que le han hecho “tomar conciencia sobre el racismo y la segregación, así como de las paradojas de una sociedad que aún no acaba de abandonar las prácticas de un sistema totalitario que ha mantenido a la población controlada y sometida”.

  “Doctor John Maxwell Coetzee, recibe esta beca y esta medalla con la leyenda Tradidit deus mundum disputationi (Dios puso al mundo para ser pensado) que representa la tradición educativa de la Compañía de Jesús, para que con ella no sólo sobresalgas sobre los demás en dignidad, sino que también estés protegido para la lucha”, dijo el Rector de la Ibero al nuevo doctor, quien prometió guardar los derechos y privilegios, así como el honor de las universidades del SUJ, y siempre ayudar, prestar apoyo y consejo, en las obras y asuntos relacionadas con ellas.

  Tras ello, John Maxwell Coetzee fue admitido e incorporado al Colegio de Doctores de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México y de las universidades que confieren este reconocimiento, con todos sus honores, libertades, exenciones y privilegios.

   El Premio Nobel de Literatura y dos veces ganador del Premio Booker, considerado el más prestigioso de la literatura en lengua inglesa, quien se dijo honrado por el reconocimiento, reflexionó sobre el origen de las universidades y el papel ambivalente de los profesores. Señaló: “Las universidades originales aparecieron cuando grupos de jóvenes querían trabajos bien pagados, se unieron y contrataron maestros para que les dieran ese entrenamiento. Fueron creadas bajo demanda. Dentro de estas escuelas los profesores tenían una posición

 
Página 41 de 50
Comentarios