Vol. Actual Todos Volúmenes
Contenido
Líder Ibero • Excelencia académica y compromiso social
*
El compromiso profesional y social de los cónsules mexicanos en Estados Unidos
Egresados • La Huella Jesuítica • Entrevista
*
María Elizabeth de los Ríos Uriarte
La llama inextinguible • poesía
*
Juan Felipe Herrera
La voz del libro • el eco de la lectura
*
Qué leer y por qué
Música para camaleones
*
Qué escuchar y por qué

México ante la era de Trump: Desafíos y oportunidades • Examen

Página 8 de 58

El TLCAN, México y Estados Unidos en el entorno global, a los 100 días de Trump

11_trump_mexico_ibero50.png


12_trump_mexico_ibero50.png

MAURICIO DE MARIA Y CAMPOS

Licenciado en Economía por la UNAM, y maestro en Economía del Desarrollo por la Universidad de Sussex, Reino Unido. Es presidente del Centro Tepoztlán Víctor Urquidi e investigador asociado del Centro de Estudios Económicos de El Colegio de México. Anteriormente fue subsecretario de Fomento Industrial, director general de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), embajador de México en Sudáfrica y director del Instituto de Investigaciones sobre Desarrollo Sustentable y Equidad Social (IIDSES) de la Universidad Iberoamericana, de 2007 a 2014. Es autor de varios libros y numerosos artículos sobre temas internacionales, industria, comercio exterior, inversiones extranjeras, desarrollo tecnológico e innovación. Entre otras distinciones, ha recibido los doctorados Honoris Causa de las universidades de Moscú, en Rusia, y de Yunnan, de China.

 

La llegada de Donad Trump al poder, luego de una campaña notoriamente racista, globalifóbica y antimexicana, confirmó las peores expectativas. Cuando escribo esto, a los 111 días de su llegada al poder, el panorama sigue siendo no sólo muy amenazante para México, sino que también se perciben ya sus efectos negativos en ámbitos tan diversos como los del maltrato a migrantes, las deportaciones y el de la inversión.

 Hoy lo único predecible de Trump es su impredecibilidad. Lo difícil es precisar cuáles serán las acciones que adoptará Trump en los Estados Unidos y en el escenario internacional en lo que resta del año, dada la indefinición e inexperiencia de su gobierno, y los problemas jurídicos, institucionales y políticos a que se está enfrentando para llevar a la práctica sus intenciones.

 En las últimas semanas cambió dos veces en un día y una tercera vez más la señal respecto a si quería un Tratado de Libre Comercio (TLCAN) con México y Canadá o si serían acuerdos por separado, hasta que el 18 de mayo el recién aprobado Representante

 

Comercial Robert Lighthizer notificó formalmente al Congreso de los Estados Unidos “la intención del Presidente Trump de iniciar negociaciones con Canadá y México para modernizar el TLCAN lo más pronto y prácticamente posible, pero no antes de 90 días de esta fecha de notificación”. Durante este compás de espera seguramente ocurrirán consultas informales internas y entre los países. Al mismo tiempo cualquier sorpresa es posible dada la volubilidad de Trump.

 Su primera gran batalla legislativa, frente a la reforma de salud, resultó un fracaso; el segundo intento al respecto es posible que salga adelante, dada la aprobación reciente de la Cámara de Representantes (falta que la apruebe el Senado), aunque habría que ver a qué costo para los legisladores republicanos en 2018. Sus órdenes restrictivas a la internación de inmigrantes de países musulmanes han sido frenadas hasta ahora por la objeción de cortes locales.

 Queda cada vez más claro que su zona de experiencia y confort es limitada. Está acostumbrado a negociar despiadadamente con personas, empresas y gobiernos desde una posición de fuerza e intereses personales. Sin embargo, él y su equipo cercano desconocen el contexto y la negociación pública nacional e internacional.

 
Página 8 de 58
Comentarios