Vol. Actual Todos Volúmenes
Contenido
Líder Ibero • Excelencia académica y compromiso social
*
El compromiso profesional y social de los cónsules mexicanos en Estados Unidos
Egresados • La Huella Jesuítica • Entrevista
*
María Elizabeth de los Ríos Uriarte
La llama inextinguible • poesía
*
Juan Felipe Herrera
La voz del libro • el eco de la lectura
*
Qué leer y por qué
Música para camaleones
*
Qué escuchar y por qué

México ante la era de Trump: Desafíos y oportunidades • Examen

Página 32 de 58

La Iglesia como fuerza política y espacio social de apoyo a los mexicanos en Estados Unidos

42_trump_mexico_ibero50.png

43_trump_mexico_ibero50.png

ALLAN FIGUEROA DECK, S. J.

Profesor de teología y estudios latinos en Loyola Marymount University en Los Ángeles, California, Estados Unidos. Es autor, entre otros libros, de La justicia brota de la fe: Formación en la fe y en la doctrina social de la Iglesia, The Second Wave: Hispanic Ministry and the Evangelization of Cultures, Frontiers of Hispanic Theology in the United States y Francis, Bishop of Rome: The Gospel for the Third Millennium, publicado recientemente en México, en español, con el título Francisco, Obispo de Roma: La Revolución de la Misericordia (Editorial San Pablo, 2016).

 

La elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos ha puesto de relieve la presencia hispana y en particular la mexicana en aquel país. A la vez, el reto y la amenaza que Trump representa chocan con la realidad y el futuro del catolicismo estadounidense dado que los hispanos (de los cuales 65% son de ascendencia mexicana) constituyen casi la mitad de todos los católicos en la nación y la mayoría de los jóvenes católicos menores de 25 años1. El sociólogo Robert Putnam de Harvard University ha referido a los hispanos como los “principales indicadores del futuro de la Iglesia en Estados Unidos”2.

Contexto

Se ha ido formulando una nueva interpretación de la historia del catolicismo en Estados Unidos debido al cambio sísmico que significa la explosión demográfica hispana de los últimos cien años en Estados Unidos. Desde 1910 hasta 2008 ha habido una inmigración más o menos constante desde México y otros países latinoamericanos. Este movimiento desde el sur, sin embargo, no fue algo tan novedoso

 

como algunos suponen. De hecho, la presencia hispana es la primera presencia europea en todo el sur del país desde el Atlántico hasta el Pacífico.

  La primera lengua europea que se habló en estas tierras fue el español y nunca paró de hablarse a lo largo de la frontera e incluso en muchos otros lugares del país. La verdad es que el movimiento de personas, culturas, religiones y comercio norte- sur es una dinámica duradera de la historia de los Estados Unidos que, a pesar de momentos difíciles de xenofobia, racismo y violencia, se ha ido alternando con tiempos de buenas relaciones, colaboración, y relativo bienestar. La historia de los Estados Unidos no es solamente la historia de un movimiento desde Europa y la costa atlántica hacia California, sino cada vez más un movimiento desde México y el Caribe hacia el norte3.

   El número de inmigrantes mexicanos casi ha alcanzado el número de inmigrantes alemanes –hasta la actualidad el grupo de inmigrantes más numeroso que ha venido a los Estados Unidos4. Por lo tanto, los mexicanos ya se han instalado profunda y permanentemente en el propio código genético de la nación. Si éste es un dato de enormes consecuencias para los Estados Unidos en general, lo es todavía más significativo para la Iglesia Católica

 
Página 32 de 58
Comentarios