Vol. Actual Todos Volúmenes
Contenido
Líder Ibero • Excelencia académica y compromiso social
*
El compromiso profesional y social de los cónsules mexicanos en Estados Unidos
Egresados • La Huella Jesuítica • Entrevista
*
María Elizabeth de los Ríos Uriarte
La llama inextinguible • poesía
*
Juan Felipe Herrera
La voz del libro • el eco de la lectura
*
Qué leer y por qué
Música para camaleones
*
Qué escuchar y por qué

Egresados • La Huella Jesuítica • Entrevista

Página 51 de 58

María Elizabeth de los Ríos Uriarte

81_trump_mexico_ibero50.png

Egresada de la Licenciatura y del Doctorado en Filosofía por la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, ponente en congresos nacionales e internacionales sobre bioética y filosofía, la doctora María Elizabeth de los Ríos Uriarte preside el Colegio de Profesionistas Posgraduados en Bioética de México, A. C.

Es autora del ensayo doctoral Sobre el concepto de redención en Walter Benjamin y el de liberación en Ignacio Ellacuría: Hacia una teoría crítica en América Latina, y del libro de poemas Inquietudes. Se define como apasionada por la justicia y está convencida de que “las estructuras sociales pueden ser más flexibles favoreciendo a los menos aventajados y a los grupos vulnerables”.

Ejerce como bioeticista en el Hospital General de México, y ha escrito diversos artículos y ensayos en revistas especializadas en filosofía y bioética. Cree firmemente que otro mundo es posible no sólo mediante la acción ética de la profesión, sino también con un fuerte compromiso social.

En cuanto a la acción transformadora de la palabra, advierte lo siguiente: “Decía María Zambrano que adentrarse en las cavernas interiores de uno mismo es atreverse a descifrar lo sagrado que nos habita y ese instante surge otro tipo de razón, la razón poética. Ésta es capaz de penetrar en la unidad del ser de cada uno y 

 

mostrarle aquello que lo envuelve: el misterio de ser persona”. En términos líricos ha escrito: 

“Soy porque otros son y porque otros me han nombrado./ Mi historia se escribe con letras de otros”. Conversamos con ella sobre su huella jesuítica.

¿Qué significó tu paso por la Ibero?

La Ibero significó un lugar donde aprendí, por un lado, a pensar críticamente la realidad, es decir, a tener una visión abierta a la realidad y a las distintas posibilidades de entenderla y configurarla y, por otro lado, a ser una persona al servicio de los demás, la dimensión del servicio comunitario, especialmente hacia los menos favorecidos. Así, pues, la Ibero fue el lugar donde maduré como persona y me formé como profesionista.

¿Este paso por la Ibero determinó tu vida profesional y tu vocación?

Definitivamente; la Ibero me dejó una huella imborrable especialmente en lo concerniente al sentido de justicia social. Gracias a la Ibero oriento mi actividad profesional buscando siempre el bien común y la justicia. Así, al ejercer actualmente como bioeticista, el enfoque de mi trabajo siempre va dirigido a buscar estándares de justicia.

 
Página 51 de 58
Comentarios