Vol. Actual Todos Volúmenes
Contenido
Ibero Líder | Educación que transforma | Entrevista |
*
Yásnaya Aguilar Defender los derechos territoriales y lingüísticos
Lenguas Indígenas en México : Vitalidad y Resistencia | Cine | Entrevista |
*
Una lengua es una visión única del mundo: Ernesto Contreras, director de Sueño en otro idioma
Actualidad Ibero | Breves de La Universidad Iberoamericana |
*
Colaborar en la construcción de un mundo solidario y justo
La Voz del Libro | El Eco de la Lectura | Reseña
*
Qué leer y por qué
Itinerario del Ocio |
*
Adónde ir y por qué

Lenguas Indígenas en México: Vitalidad y Resistencia | Examen |

Página 6 de 62

Las lenguas indígenas: esencia de nuestra identidad mexicana

Ibero61Pag6.2.JPG

Ibero61Pag6.JPGIbero61Pag6.1.JPG

Nació en Naranjo Dulce, Ixhuatlán de Madero, Veracruz. Dentro del Subsistema de Educación Indígena, se desempeñó como subdirector de Promoción de la Educación Bilingüe Bicultural de la Dirección General de Educación Indígena. De 2002 a 2004, se desempeñó como director de Educación Informal y Vinculación de la Coordinación General de Educación Intercultural Bilingüe de la SEP. Desde 2004 es profesor del Programa Docente México Nación Multicultural de la UNAM, con los temas: “Educación intercultural bilingüe para todos los mexicanos” y “Literatura en lenguas indígenas”. Es miembro de la Academia Mexicana de la Lengua desde el 2013. Fue presidente del Comité Organizador del Primer Encuentro Mundial de Poesía de los Pueblos Indígenas, que se realizó en México en octubre de 2016. Desde el 2009 es presidente de la Fundación Cultural Macuilxochitl, A. C. Sus más recientes libros son Tamoanchan: La tierra originaria (2017) y Forjando un nuevo rostro: Orígenes y desarrollo de la educación indígena en México (2018). De él ha dicho Miguel León-Portilla: “Con su obra educativa y literaria, ha enriquecido el ser de México”.

Ibero61pag8.1.JPG

1. La geografía mexicana, territorio nombrado por las lenguas ancestrales. 

 Al realizar un recorrido, de norte a sur, de nuestro territorio nacional, en el camino encontraremos nombres de pueblos y ciudades que nos refieren las características del lugar, con base en la lengua que hablan o hablaron nuestros ancestros. Veamos algunos ejemplos: Sonora, nos remite a la lengua yoreme o yaqui; Chihuahua, nos vincula con la lengua tarahumara o rarámuri; Tamaulipas con la lengua huasteca o tenek; Culiacán (Colhuacan), con la lengua náhuatl y, finalmente, Nayarit, con la lengua wixarika (huichola), por sólo citar algunos ejemplos. Más hacia el centro del país, llegaremos a Jalisco (Xalixco) en lengua náhuatl, Querétaro (Queréndaro) en lengua purépecha y al llegar a la capital del país, Ciudad de México (Mexihco-Tenochtitlan) en lengua náhuatl. Siguiendo hacia el sur y sureste, encontraremos pueblos y ciudades nombrados en otras lenguas como 

 

el caso de Oaxaca (Oaxyacac), Tehuantepec (Tecuanitepetl) Tuxtla (Tochtla), hasta llegar a la frontera con Guatemala (Cuauhtamalan), lugares denominados en lengua náhuatl, debido a que fueron parte de la ruta que siguieron los pochtecas (comerciantes) durante el poderío azteca. Del lado del sureste llegaremos a Tabasco en lengua chontal (mayense), pasando por Campeche (Campech), Yucatán hasta llegar a la internacionalmente conocida ciudad de Kan kun (Cancún), territorio de lengua maya de la península.

 Al interior de cada estado de la República el fenómeno multilingüe es más evidente, como puede apreciarse en el caso de Chiapas. Pueblos y comunidades como Chenalhó, Bachajón, Simojovel, etcétera, que, en conjunto, denotan la presencia de más de doce lenguas que tienen como tronco común la lengua maya. Esta breve muestra de la geografía mexicana, nominada por una toponimia a partir de las raíces lingüísticas de cada lugar, debiera ser motivo de estudio y reflexión durante el proceso educativo de los alumnos de la educación básica para que, desde muy temprana edad, los niños y niñas tuvieran conciencia de su identidad comunitaria que más tarde puede constituirse en la base de su identidad local, regional y nacional.


2. Las obras fundacionales de nuestra identidad mexicana

 Por otra parte, resulta necesario que todos los mexicanos conozcamos las obras fundacionales de nuestra identidad. En gran medida estos temas han sido motivo

 
Página 6 de 62
Comentarios