Vol. Actual Todos Volúmenes
Contenido
Ibero Líder | Educación que transforma | Entrevista |
*
Yásnaya Aguilar Defender los derechos territoriales y lingüísticos
Lenguas Indígenas en México : Vitalidad y Resistencia | Cine | Entrevista |
*
Una lengua es una visión única del mundo: Ernesto Contreras, director de Sueño en otro idioma
Actualidad Ibero | Breves de La Universidad Iberoamericana |
*
Colaborar en la construcción de un mundo solidario y justo
La Voz del Libro | El Eco de la Lectura | Reseña
*
Qué leer y por qué
Itinerario del Ocio |
*
Adónde ir y por qué

Lenguas Indígenas en México: Vitalidad y Resistencia | Examen |

Página 20 de 62

Lenguas indígenas y acceso a la justicia

Ibero61pag20.JPG

Ibero61pag20.1.JPGIbero61pag20.1.1.JPG

 La lengua es una forma de comunicación de las comunidades humanas. A través de ella damos a conocer nuestra historia, lo que pensamos y sentimos, la manera en que vemos los fenómenos sociales y del mundo. Sin el uso de nuestra propia lengua quedamos mudos, aislados, o proyectamos una idea distorsionada de la realidad y eso desvaloriza la riqueza que representa nuestra diversidad cultural y lingüística. Así lo entendió desde el siglo XIX Ignacio Ramírez, “El Nigromante”, quien durante el Congreso Constituyente de 1857 alertó sobre el peligro de desconocer “la diversidad de idiomas de nuestro país, pues haría por mucho tiempo ficticia e irrealizable la unidad nacional” 1. Nadie le hizo caso, pesó más la idea de impulsar la formación de una nación monocultural, monolingüe y homogénea.

 Esa política continuó después de la Revolución, alentada por intelectuales y profesionistas. En 1915, Martín Luis Guzmán, el literato mayor de la época, en plena Revolución, escribía:

“La población indígena de México es moralmente inconsciente; es débil hasta para discernir las formas más simples del bienestar propio; tanto ignora el bien como el mal, así lo malo como lo bueno. […] La masa indígena es para México un lastre o un estorbo; pero solo hipócritamente puede acusársela de ser un elemento

 

determinante. En la vida pacífica y normal, lo mismo que la anormal y turbulenta, el indígena no puede tener sino una función única, la del perro fiel que sigue ciegamente los designios de su amo. […] El indígena nada exige y nada provoca; en la totalidad de la vida mexicana no tiene más influencia que la de un accidente geográfico; hay que considerarlo como integrado en el medio físico. El día en que las clase criolla y mestiza, socialmente determinadoras, resuelvan arrancarlo de allí, él se desprenderá fácilmente y se dejará llevar hasta donde empiecen a servirle sus propias alas. Pero entre tanto, allí queda”.

 Con estas ideas se formaron los primeros maestros para atender a la población indígena. El profesor Rafael Ramírez Castañeda, pionero en la formación de castellanizadores, al dirigirse a los futuros profesionistas, expresaba:

 “Por eso, el primer consejo serio que yo quiero darte es que con estos niños no hagas otra cosa antes de enseñarles a hablar castellano. […] hasta ahora, querido maestro rural, te hemos considerado como un agente valioso de incorporación de la raza indígena al seno de la nuestra, precisamente porque pensábamos que comenzaba tu labor enseñando a los indios a hablar el castellano, a fin de que pudieran comunicarse y entenderse con nosotros los que hablamos ese idioma, ya que ningún interés práctico nos empuja a nosotros a aprender el suyo. […] La vida entera de los pueblos se condensa en el lenguaje, de modo que cuando uno 

 
Página 20 de 62
Comentarios