Vol. Actual Todos Volúmenes
Contenido
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Entrevista |
*
La guerra contra la sociedad se realiza con el cuerpo de las mujeres
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
La tortura sexual a mujeres y la sentencia de la Corte IDH en el caso Atenco
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
Violencias invisibles
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
¿Que es el feminicidio?
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Documento |
*
Postura de la Ibero
Ibero Líder | Educación que transforma | Entrevista |
*
Mariana Ruenes
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
Violencia política contra las mujeres
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
Maternidad
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Reporteje |
*
Refugio para mujeres
Gente que cambia al mundo | Violencia contra las mujeres | Opinión |
*
¿Qué tan grave es el problema en México?
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Entrevista |
*
Gabriela Jauregui
La llama inextinguible | Poesia |
*
Romance
Actualidad Ibero | Breves de La Universidad Iberoamericana |
*
La Ibero: Excelencia académica, innovación y espíritu humanista

Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |

Página de 67

Las otras masculinidades

   Ibero6342.1.JPG

 La irrupción global del #MeToo está generando un profundo cambio cultural, desafiando como nunca los privilegios masculinos. Harvey Weinstein, el primer acosador serial denunciado por el #MeToo, es el tipo de hombre que encarna el modelo ideal de masculinidad hegemónica: hombre blanco, cisgénero1, heterosexual, y económicamente poderoso. Pero para el #MeToo no todas las masculinidades son iguales.

 En oposición al modelo hegemónico existen otras masculinidades disidentes, críticas, y desobedientes que cuestionan y transgreden el modelo de masculinidad hegemónica: masculinidades femeninas, masculinidades transgénero, masculinidades afeminadas, y masculinidades homosexuales, entre otras masculinidades no hegemónicas; son algunos ejemplos de otras formas de vivir, encarnar e imaginar la masculinidad sin reproducir la cultura de violencia patriarcal2.

 La simple existencia social de otras masculinidades prueba que no hay nada esencial, natural ni universal que sustente los privilegios de la masculinidad hegemónica. Pero, si la masculinidad hegemónica no se puede justificar biológicamente ni encontrar su origen en la naturaleza ni tampoco probarla a través de una esencia trascendental, ¿entonces cómo se explica su centralidad, normalización y naturalización en el campo social de las relaciones de género?

Para la teoría de la performatividad del género, formulada por la filósofa feminista Judith Butler, la masculinidad hegemónica se construye a partir de una repetición ritualizada de actos que acaban naturalizándose y produciendo la ilusión de una esencia masculina3. Desde la perspectiva de la performatividad, el principal aporte de esta teoría nos permite a los hombres entender que la repetición inercial de las normas de género puede ser interrumpida e intervenida críticamente para dejar de reproducir la masculinidad hegemónica y crear nuevas masculinidades diversas, plurales e inclusivas.


Nuevas alianzas

 Las denuncias masivas provocadas por el movimiento #MeToo contra la naturalización de la violencia de genero en los lugares

                                            Ibero6342.2.JPG

Página de 67
Comentarios