Literatura Mexicana y Sociedad | Examen |

Página 27 de 61

Voces de la nueva literatura indígena

34_ibero59__literatura.JPG

35_ibero59__literatura.JPG

  NATALIO HERNÁNDEZ  
Poeta y promotor cultural. Es autor de varios libros de poesía bilingües, entre ellos, Xochicoscatl/ Collar de Flores; Así habló el ahuehuete; Flores de primavera y El vuelo del colibrí. Cuenta con cuatro libros de ensayos, el más reciente es Tamoanchan/La tierra originaria. Ha participado en recitales de poesía náhuatl-español en diferentes espacios culturales, entre ellos, en el Festival Las Lenguas de América Carlos Montemayor, de la UNAM, y en el Festival Internacional de Poesía de Medellín, Colombia. Ha sido acreedor de los premios Bartolomé de las Casas, de España, y Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Indígenas, del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, en 1997. El 5 de agosto de 2018, el INBA le rindió un homenaje como miembro de los “Protagonistas de la Literatura Mexicana”. Fue Presidente Fundador de la Asociación de Escritores en Lenguas Indígenas, 1993-1996. Esmiembro de la Academia Mexicana de la Lengua desde el 2013.

Tsitsíí mamidií rí ajngáa.
Siempre florecerá la palabra.
Mientras cante la chicharra,
mientras aletee el colibrí, y
si la hormiga sigue su camino.

Abad Carrasco Zúñiga,
escritor meh’pa (tlapaneco) de Guerrero.

 

Preámbulo


En los últimos años he escrito dos ensayos, anteriores a
éste, sobre el tema de literatura en lenguas indígenas. El
primero fue a solicitud del Fondo Nacional para la Cultura
y las Artes (FONCA) con motivo del 20 Aniversario de su
creación1. El segundo, más reciente, fue para una antología sobre La literatura en los siglos XIX y XX que editó el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta)2. Por otra parte, desde el año 2003, imparto esta materia como profesor del Programa México Nación Multicultural de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), hoy denominado Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad.

  En esta ocasión, la invitación que me ha hecho la Universidad Iberoamericana, la Ibero, como suele llamarse de manera coloquial, me atrae mucho, pero también me desafía, por su brevedad, en la extensión del ensayo que me solicita. Además de los dos ensayos que he mencionado anteriormente, me ha hecho recordar el primer trabajo que escribí en 1992, para la antología que coordinó mi amigo y

 

colega Carlos Montemayor. En aquella ocasión mi texto se denominó “La formación del escritor indígena”3. No obstante la consideración anterior, he aceptado la invitación de la Ibero con mucho entusiasmo, porque me permite recapitular, de manera breve, el camino que he recorrido desde que me inicié en este bello, pero también extenuante oficio de tlacuilo/escritor y, más específicamente, de cuicapihqui/poeta, “forjador de cantos”, como suele decir mi maestro Miguel León-Portilla.

  1. Las voces de ayer: la antigua literatura
indígena

En el libro Historia de la literatura náhuatl4, el doctor Ángel María Garibay despliega, de manera magistral, las páginas acerca de los testimonios que nos dejaron los alumnos egresados del Colegio de Santa Cruz de Tlatelolco, guiados por la luz de la sabiduría de Fray Bernardino de Sahagún, en el primer tercio del siglo XVI. Quien lea este libro quedará deslumbrado y atrapado, como lo fue, en su

 
Página 27 de 61
Comentarios