Equidad de género: una deuda histórica • examen

Página -1 de 50

Los derechos de las mujeres en el siglo XXI

las diversas necesidades de las mujeres de todo el mundo e instar a los Estados Parte a llevar a cabo acciones en doce esferas vitales: pobreza; educación y capacitación, salud, violencia, conflictos armados, economía, ejercicio de poder y adopción de decisiones, mecanismos institucionales para el adelanto, derechos humanos, medios de comunicación, medio ambiente y niñas.

  En el mes de septiembre de 2015, la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing cumplen 20 años de existencia, lo que significa una oportunidad para hacer balances de los avances logrados hasta el momento. De acuerdo con algunas organizaciones de la sociedad civil, activistas, grupos de académicas y académicos y organismos internacionales, como el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y El Caribe, “los avances han sido dispares y heterogéneos, y la desigualdad y la discriminación sigue afectando a muchas mujeres en la región, impidiendo el logro de su plena autonomía, la que es fundamental para garantizar el respeto, ejercicio y goce de sus derechos humanos y para lograr la igualdad” (CEPAL, 2015).


   ¿Cuáles son entonces los aspectos de mayor preocupación en México, en materia de derechos humanos de las mujeres? De acuerdo con la red de académicas y académicos e investigadoras e investigadores, reunida por la Cátedra UNESCO de Derechos Humanos-UNAM (Dra. Gloria Ramírez, 2015), las principales violaciones a los derechos humanos de las mujeres en México se concentran en siete esferas:

  • Violencia contra las defensoras de derechos humanos y las periodistas,
  • feminicidios,
  • disparidad salarial,
  • la violencia política que ha resultado del reciente decreto de paridad,
  • las cargas desequilibradas en el trabajo doméstico,
  • embarazos adolescentes, y
  • mortalidad materna,

así como la carencia de indicadores que permitan medir cuantitativamente los Objetivos del Milenio y del Desarrollo Sostenible para exigir la rendición de cuentas al Estado sobre estos y otros temas relacionados.

He aquí algunas cifras:
a) A diario mueren 7 mujeres a causa de la extrema violencia(Inmujeres, 2015), siendo los estados más violentospara las mujeres: Chiapas, Chihuahua, la ciudad de México, Estado de México, Guerrero, Jalisco, Nuevo León, Oaxaca, Puebla y Sinaloa (Zamora, 2015). Un caso particular es Guerrero (2012 y 2013), donde fueron asesinadas 297 mujeres y sólo se investigaron 29 casos tipificados como feminicidio (Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, 2013).

 
b) Sólo el 24% de las noticias que se transmiten en los diversos medios de comunicación son elaboradas por mujeres

 

08_derecho_de_las_mujeres.jpgperiodistas y el 56% de quienes atentan contra ellas son
funcionarios públicos (CIMAC, 2015);

c) Aunque no se tienen datos exactos de las agresiones
contra las defensoras de los derechos humanos, algunas
OSC, como la Organización Asociadas por lo Justo (JASS), registran un número alto de amenazas, hostigamientos, desapariciones forzadas, privaciones de la vida y usos arbitrarios del sistema penal. De estos registros, la ONU-DH (2015) señala que la mayoría han sido llevados a cabo por actores estatales, operadores de justicia y autoridades municipales;

d) 66% de las mujeres son trabajadoras subordinadas, 22% trabaja por su cuenta, 8% trabaja sin recibir remuneración y sólo 2% son ejecutivas y empleadoras (Martínez, 2015).
En promedio, las mexicanas ganan 22.9% menos que los hombres (OIT, 2015).

Conclusiones
La mayoría de los problemas relacionados con los derechos humanos de las mujeres en México se vincula con la violencia, la cual ha aumentado considerablemente, no sólo por factores como el narcotráfico, sino también por los altos índices de corrupción de quienes dirigen las instituciones gubernamentales en sus tres niveles; por el ejercicio de poder de los tomadores de decisiones sobre la población, en lugar de ejercerlo con y para ella; por la violencia institucional manifestada en las omisiones e inacciones del Estado y por la indiferencia, rechazo e incluso la aversión de grandes sectores de la población a integrar la perspectiva de género a su vida cotidiana, la cual ayuda a relacionarse de manera más abierta, respetuosa y humana con una misma o uno mismo y con los demás, en los diversos ámbitos vitales en los que nos desarrollamos.

   La ignorancia casi generalizada de lo que realmente comprende la perspectiva de género ocasiona silencio, ceguera e inacción ante la reproducción de desigualdades e inequidades que cada día se agravan más en México, manifestándose en feminicidios, embarazos adolescentes, muertes maternas, violaciones sexuales a mujeres y niñas, desapariciones y criminalizaciones con algún componente de violencia de
género, entre otros fenómenos sociales que hacen evidente el atraso de este país en el respeto y garantía de los derechos de las mujeres (entre otros grupos vulnerados), y por ende, en el desarrollo y la paz.

 
Página -1 de 50
Comentarios