Líder Ibero • Entrevista

Página 35 de 50

Berenice Palacios

71_berenice_palacios.jpg

cho de lo que estudié en el posgrado se puede aplicar en el Instituto Nacional de Medicina Genómica, Inegen, donde ya tengo dos años.


¿En qué proyectos trabajas actualmente?
Como investigadora asociada del doctor Badillo estoy encargada de dos proyectos, uno sobre parto pretérmino y uno sobre metabolómica en niños obesos y mujeres con diabetes gestacional. En el caso de la investigación sobre diabetes gestacional, estamos en busca de lo que en ciencia llamamos “biomarcadores”, señales de una enfermedad que se presentan de forma anticipada. Buscamos un biomarcador que, desde las primeras semanas de embarazo o antes de que se realicen las pruebas de tolerancia a la glucosa, nos facilite identificar si la paciente presentará diabetes. Esto nos permitiría mejorar su tratamiento, reducir las complicaciones e incluso evitar que aparezca la enfermedad. Para ello seguimos a un grupo de mujeres durante todo su embarazo, incluyendo algunas que presentaron diabetes gestacional. A todas les tomamos muestras cada mes, con el fin de detectar los cambios que se presentan en su cuerpo con respecto a las mujeres que tienen un embarazo normal.


  Con respecto al estudio sobre parto pretérmino o prematuro, tratamos con la microbiota (el conjunto de microorganismos que se encuentran de forma natural en el cuerpo

 

humano), que normalmente se estudia para atender procesos de obesidad o enfermedades metabólicas. En nuestro caso buscamos cambios en la microbiota que se encuentra en la zona cervicovaginal durante el embarazo. Sucede que generalmente las mujeres sufren de muchas infecciones cervicovaginales durante dicho periodo, pero lo interesante es que hay quienes no se recuperan de éstas, por lo que atraviesan procesos inflamatorios que les causan dar a luz antes del tiempo normal. Esto conlleva grandes riesgos para los bebés, en cuanto a desarrollo, control motriz y aprendizaje.


¿Este problema es exclusivo de México?
Se presenta en todo el mundo. Pero el problema es que dar atención a los niños prematuros es muy elevado: tener a un niño en incubadora o terapia durante seis meses es costosísimo, además de que necesitan de médicos muy especializados y de una alimentación muy distinta. Lamentablemente, muchos de los casos en México (18% de los recién nacidos son prematuros) se presentan entre mujeres con pocos recursos, además de que muchas instalaciones de salud pública no cuentan siquiera con lo necesario para atender a un bebé pretérmino, cuando en el país nacen muchos de ellos. Aunque se les administran fármacos para tratar las infecciones, éstos no funcionan del todo, ya que o se desconocen las bacterias que estas mujeres tienen en

 
Página 35 de 50
Comentarios