Vol. Actual Todos Volúmenes
Contenido
Líder Ibero • Excelencia académica y compromiso social
*
El compromiso profesional y social de los cónsules mexicanos en Estados Unidos
Egresados • La Huella Jesuítica • Entrevista
*
María Elizabeth de los Ríos Uriarte
La llama inextinguible • poesía
*
Juan Felipe Herrera
La voz del libro • el eco de la lectura
*
Qué leer y por qué
Música para camaleones
*
Qué escuchar y por qué

México ante la era de Trump: Desafíos y oportunidades • Examen

Página 3 de 58

Los muros de México frente al muro de Trump

4_trump_mexico_ibero50.png

más necesitado de eliminar fronteras y reconocer al otro como parte de un nosotros, es cuando nos disponemos a levantar muros, a criminalizar al migrante, a quien pertenece a una etnia, religión o clase social diferente. La propuesta es anular a quien no es “como nosotros”, a quien se imagina como un enemigo. El problema es que esto ha pasado de ser una forma de pensar a una forma de actuar y gobernar, con hechos concretos y reales.

  Cuando anunció que quería postularse como candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, las mentes pensantes –y no tan pensantes–del mundo se burlaron y dijeron: “Es imposible, no va a llegar”. Y llegó. Pero en el ánimo general pervivió la idea de que era absurdo e impensable que una personalidad tan desquiciada, misógina, racista, xenófoba y autoritaria pudiera ganar las elecciones. Y las ganó; contra todo pronóstico, la pesadilla se hizo realidad. Ante ello, lo único que queda es prepararnos para los embates que puedan venir durante los próximos años, dejar de pensar que las cosas no van a ocurrir, y tener estrategias que puedan anticipar los efectos negativos de las medidas que el presidente quiere implementar.

  Cabe preguntarse, entonces, sobre las condiciones en que se encuentra México para enfrentar los desatinos y la hostilidad de un presidente que no tiene noción del significado de lo “políticamente correcto”. ¿Qué necesitamos para contrarrestar las políticas anunciadas por el presidente Trump? Desde mi punto de vista, tres condiciones son necesarias: en primer lugar, una diplomacia hábil, capaz de llegar a la

 

mesa de negociación con presencia y fuerza suficiente como para hacerse escuchar, impidiendo la mera imposición de los puntos de vista del gobierno de Estados Unidos. Este tema va a ser de vital importancia en los próximos meses, cuando se tenga que negociar el Tratado de Libre Comercio, y parte del éxito dependerá también de la posibilidad de buscar apoyos al interior de Estados Unidos, que puedan presionar a favor del mantenimiento del TLCAN. Corresponderá a los internacionalistas hacer un análisis de los pasos dados desde la Secretaría de Relaciones Exteriores, lo cual será, sin lugar a dudas, una prueba de fuego para las aspiraciones presidenciales de Luis Videgaray.

  En segundo lugar, para hacer frente a los embates xenófobos y discriminatorios se requiere de un entramado institucional sólido. México tiene que estar preparado para dos efectos posibles de las políticas de Trump en materia migratoria: la deportación masiva de inmigrantes indocumentados y el incremento de población migrante de otros países que se quede “atorada” en nuestro país por no poder cruzar la frontera. Más allá de la labor del cuerpo diplomático, tendrán que emprenderse acciones en nuestro país, para lo cual se necesitan instituciones capaces de atender las necesidades de estos grupos: instituciones económicas que anticipen una posible disminución de las remesas, e instituciones sociales que puedan atender el incremento de la demanda de servicios en materia de salud, vivienda o educación.

  Por último, difícilmente podremos encarar la era Trump si no lo hacemos desde un respeto irrestricto

 
Página 3 de 58
Comentarios