Equidad de género: una deuda histórica • examen

Página 1 de 50

Visibilizando nexos entre la migración y la economía social y solidaria con perspectiva de género

11_visibilizando_nexos_ente_migracion_y_eco.jpg

mujeres, pero si no pueden ejercer plenamente sus derechos en igualdad, continuarán en un sometimiento a relaciones de poder inequitativas con respecto a los hombres. La realidad es que la discriminación de género ocasiona una estructura desigual entre mujeres y hombres, en todos los ámbitos. En el mundo, sólo la mitad de la población activa femenina está integrada a la fuerza laboral formal y los ingresos de las mujeres son 24% inferiores a los de los hombres6

 

En México, con base a los datos del primer trimestre del 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 62 de cada 100 hombres y 38 de cada 100 mujeres participan en actividades económicas7. Para el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), esto se debe a factores como la discriminación en las prácticas de contratación, remuneración, movilidad y ascenso; las condiciones de trabajo inflexibles; la insuficiencia de servicios tales como los de guardería, así como la distribución inadecuada de las tareas familiares en el hogar, entre otros.8


  Las causas de la migración actual están vinculadas a la necesidad de tener un sustento de vida, muchas veces de manera forzada (a causa de la violencia). La invisibilización de las mujeres en la migración (hasta finales del siglo pasado) expresa esta discriminación. De acuerdo a los últimos datos (2013) de la Organización Internacional para las Migraciones, alrededor de 110 millones de mujeres (49% de los 232 millones de migrantes internacionales) son parte del flujo migratorio internacional y la mayoría está en edad laboral9. La creciente feminización de la migración se debe a la segmentación de los mercados laborales que crea una demanda de mano de obra desprotegida y vulnerable. Esto ocasiona un mercado global de trabajo dividido, que refleja el vínculo de la migración femenina a este patrón. En México, esto se ve claramente en la frontera sur, en la que hay una continua migración de mujeres centroamericanas que se insertan al trabajo doméstico en esta región del país.10

    En cuanto a las condiciones laborales de las mujeres migrantes, la mayor parte de ellas no recibe salarios justos, realiza trabajos en condiciones inadecuadas o de explotación y no tiene acceso a la seguridad social. Esta situación ocurre en el país de origen y se repite en el proceso migratorio. Las mujeres migrantes son frecuentemente víctimas de explotación con fines laborales o sexuales a través del engaño11. El 49% de las víctimas de trata en el mundo lo constituyen mujeres (además de 21% de niñas), mientras que la mayoría de los tratantes son hombres (72% de los condenados)12. La explotación sexual es la forma de trata con más víctimas. En México, a pesar de la impunidad y el bajo número de denuncias por trata de personas, éstas han aumentado en un 600% de 2008 a 2014.13

   El cuidado de otras personas y el proporcionar servicios a los hombres se asumen como roles destinados a las mujeres.El 80% de las 53 millones de personas empleadas en el servicio doméstico en el mundo son mujeres14. Muchas mujeres migrantes se insertan en labores que dan sostén a

 
Página 1 de 50
Comentarios