Equidad de género: una deuda histórica • examen

Página 27 de 50

Teología feminista de la liberación

 El carácter liberador de la teología feminista latinoamericana radica en el mensaje evangélico como mensaje de liberación.

  Este mensaje de liberación “lo que les dice a las mujeres es que el amor de Dios desea que ejerciten al máximo sus posibilidades de seres humanos plenos, cosa que en el siglo XX significa reconocer que hay estructuras que se lo han impedido”.7

 Este carácter liberador de la teología feminista latinoamericana de la liberación se encuentra también dentro del contexto y desarrollo de la teología de la liberación en la que la opción por los pobres, como su categoría fundamental, exige una opción por las mujeres que constituyen la mayoría de los pobres. “La óptica de la mujer re-asume el sentido integral de la liberación produciendo dos efectos. Por una parte provoca la crítica y transformación de las estructuras patriarcales, la visión androcéntrica y las actitudes machistas en el conjunto histórico social opresivo y, por otro, incluye a las mujeres en la producción del conocimiento, la configuración de la teología y en la gestación de nuevas realidades liberadoras”.8

  Las realidades de las que las mujeres latinoamericanas necesitan urgentemente liberarse son múltiples y multiplicativas, sin embargo es necesario mencionar algunas: la pobreza fruto de la injusticia como elemento opresor, la violencia física y sexual, la exclusión de raza, sexo, género y clase, la explotación en la doble jornada (casa y centro de trabajo), el analfabetismo, el uso del cuerpo de la mujer como producto de mercado, la exclusión de las mujeres en el ejercicio del liderazgo político y religioso, por mencionar algunos. La teología feminista de la liberación latinoamericana (TFLL) es una teología contextual, que surge en el marco de la teología de la liberación, como antes ya se mencionó. Ambas surgieron en el marco de los movimientos libertarios que lucharon contra las dictaduras militares que sufrieron la mayoría de los países latinoamericanos en los años 1960-1970. En estos movimientos las mujeres desarrollaron importantes funciones de liderazgo, no sólo a nivel social y político, sino también en el espacio eclesial.

 

  Éste es un período de efervescencia de los partidos de izquierda y de los movimientos populares campesinos, obreros, de barrio, de mujeres y de grupos de solidaridad de todo tipo. Es el momento de las luchas revolucionarias originadas desde la década de los sesenta, que continúan en los setenta, pero con la

 

Shüssler Fiorenza llama “feminismo contextual”10, sino que, en mi opinión, la TFLL es una teología feminista que abarca varios enfoques dentro de la propia corriente del feminismo (según la tipología que hace Elisabeth Shüssler Fiorenza), y cuyos enfoques están interconectados a la vez. La TFLL tiene un enfoque del “feminismo del Tercer Mundo”, del “feminismo contextual”
y del “feminismo crítico-liberacionista”.

   La realidad de la triple opresión que viven las mujeres latinoamericanas (por ser mujer, por ser mestiza, indígena o negra, y por ser pobre) las han llevado a ser conscientes de la necesidad de liberarse de las estructuras asimétricas que justifican la opresión- exclusión de la mujer. Estas estructuras en el vocablo de las teologías feministas del Norte es conocido como patriarcado, mientras que, las mujeres latinoamericanas lo definen como: machismo, pues “la literatura teológica latinoamericana elaborada por mujeres, utiliza mayormente el término machismo (o estructura machista) para explicar esta realidad”.11 Es importante aclarar que los pobres no están liberados del machismo, incluso muchas mujeres continúan apoyando y son cómplices de este sistema.

Contenidos más relevantes

La teología feminista latinoamericana de la liberación enfatiza algunos de los siguientes contenidos teológicos:

La vida cotidiana. Es, en mi opinión, el punto de partida
del principio metodológico de toda la reflexión teológica feminista latinoamericana. Con lo cual esta teología no es una mera reflexión teórica y académica, aunque no por ello la excluye, pues precisamente porque tiene rigor académico, dicho rigor se fundamenta en la praxis de la vida cotidiana como punto de partida de toda reflexión. Dicho de otra manera, las mujeres vivimos lo que pensamos: no es una reflexión de escritorio que después no se sepa cómo optimizar en el campo de lo práctico.

El principio de la justicia para las mujeres. Constituye el principio religioso que apoya la vivencia de las prácticas socio-eclesiales a favor de la integridad humana y a favor de los grupos más vulnerables. Desde una nueva conciencia de género Dios es presentado como fuerza creadora y transformadora de bienestar y bondad que empuja a cambiar las relaciones de violencia.
Se enfatiza en la relacionalidad de Dios que es equidad y no desigualdad.

 

38_Teologia_feminista.jpg

 

variante de una fuerte represión por los gobiernos que tienen dictaduras militares, que asumen el poder por medio de golpes de Estado. En forma creciente y generalizada se producen masacres, desaparecidos y torturas de mujeres y hombres, y en la Iglesia católica se da un sorprendente avance de las comunidades de base, que también leen la Biblia desde la perspectiva de los pobres. Al principio de esta década, la Iglesia católica vive la apertura iniciada con los documentos de los obispos reunidos en Medellín (1968), pero hacia finales de la década se inician los ataques contra la teología de la liberación.9

El marco contextual en el que surge y se desarrolla la TFLL ubica a ésta no sólo en el enfoque feminista que Elisabeth

 

  Las mujeres son actoras a partir de la propia estructura corporal, y el cuerpo de las mujeres es el lugar de la revelación de Dios. Las mujeres oprimidas y empobrecidas se ubican en el mundo y desde este lugar hermenéutico interpretan el mensaje cristiano12. Su interpretación no sólo es una fuerza de resistencia, sino también una fuerza esperanzadora (teología de la esperanza), que cree en la utopía como punto de partida,
y como realidad histórica concreta capaz de construir una vida diferente para las mujeres, los pobres y oprimidos (resiliencia).


   La TFLL hace una crítica al sexismo y androcentrismo de las teologías e Iglesias cristianas en América Latina. Ofrece una teología alternativa e incluyente capaz de estable-

 
Página 27 de 50
Comentarios