Vol. Actual Todos Volúmenes
Contenido
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Entrevista |
*
La guerra contra la sociedad se realiza con el cuerpo de las mujeres
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
La tortura sexual a mujeres y la sentencia de la Corte IDH en el caso Atenco
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
Violencias invisibles
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
¿Que es el feminicidio?
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Documento |
*
Postura de la Ibero
Ibero Líder | Educación que transforma | Entrevista |
*
Mariana Ruenes
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
Violencia política contra las mujeres
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
Maternidad
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Reporteje |
*
Refugio para mujeres
Gente que cambia al mundo | Violencia contra las mujeres | Opinión |
*
¿Qué tan grave es el problema en México?
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Entrevista |
*
Gabriela Jauregui
La llama inextinguible | Poesia |
*
Romance
Actualidad Ibero | Breves de La Universidad Iberoamericana |
*
La Ibero: Excelencia académica, innovación y espíritu humanista

Violencia contra las mujeres y feminicidio | Documento |

Página 27 de 67

Postura de la Ibero

                                                           Ibero6325.1.JPG

 Asimismo, la violencia en la comunidad y en el ámbito escolar de la que son objeto tanto las mujeres como las personas con identidades genéricas diversas es intolerable y debe serlo para todo ser humano, sin importar el credo religioso que profese, pues son daños personales y sociales de gran impacto y trascendencia, que generan exclusión, discriminación, violencia social y marginación. Las formas en las que se expresan esas violencias contra las mujeres y las personas con identidad genérica diversa son sumamente crueles y no están encontrando respuesta en las autoridades para investigar y sancionar a quien resulte responsable pues el mismo funcionariado está influenciado por los roles y estereotipos de género que sustentan esas violencias y discriminaciones.

 Con base en esto, consideramos que estas terribles problemáticas se deben de abordar desde distintos frentes: desde lo personal (recordando que ninguna persona es un objeto que podemos comprar o usar para darnos placer pues eso le implica a esa persona ser violentada); en la familia (enseñando la no violencia, la igualdad y equidad de género en acción); como sociedad (promoviendo la creación de redes de autocuidado, promoviendo la construcción de paz, solicitando a las lideresas y los líderes religiosos intervengan ante esto, promoviendo la economía social y solidaria, y exigiendo seguridad y justicia al Estado); desde la academia (promoviendo la investigación, la formación, la información y la denuncia); desde el Estado (garantizando el acceso a la justicia, la seguridad de la población, la distribución equitativa de la riqueza, el apoyo a una economía social y solidaria, la transparencia y rendición de cuentas, el desmantelamiento de redes del crimen organizado, etcétera); y desde las acciones de las lideresas y los líderes religiosos (aprovechando cada espacio de contacto y comunicación con sus comunidades, para incidir en las conciencias, dejando clara y firme una postura de reprobación, denunciando y exigiendo un alto a la violencia contra las mujeres, niñas y jóvenes, de su utilización como objetos desechables, identificando esto como actos totalmente reprobados ante la mirada humana y divina). Promoviendo en acción, fuerte y claro, aquello de “ama a tu prójimo o prójima, como a ti mismo”.

 Consideramos que el derecho a la igualdad y a una vida libre de violencia es fundamental para el respeto a la dignidad de las personas, que es la base de la totalidad de los derechos humanos y es fundamental para el desarrollo de cada ser humano. Cuando se daña la dignidad humana, los estragos van
al fondo del ser de la persona, a sus emociones, su cuerpo físico, su mente y su espíritu. Para nosotros, la igualdad de género no es un asunto de mujeres contra los hombres, ni únicamente para las mujeres: es un derecho de todas las personas, es una parte fundamental del nuevo rumbo que estamos trazando para lograr también la equidad, la justicia social, el desarrollo y la paz positiva.

 Entendemos que si, como dice la Declaración sobre el Derecho al Desarrollo de 1986, “la persona humana es el sujeto central del proceso de desarrollo”, entonces la igualdad de género, siendo un derecho humano e impactar en el desarrollo de las personas, impacta directamente en el desarrollo de los países y en la construcción de la paz positiva promovida por el sociólogo noruego Johan Galtung.

 La construcción de la paz tiene relación directa con la igualdad de género, pues la paz positiva tiene que ver con un mayor respeto a los derechos humanos y a la justicia, y con una menor violencia estructural, directa y cultural. En la violencia estructural abarcamos a la pobreza, la discriminación, la injusticia, la represión, etcétera, problemáticas que afectan de manera diferenciada gravemente a las mujeres; en la violencia cultural se encuentran esas ideas, creencias y tradiciones que sustentan la violencia de manera natural contra las mujeres; y la violencia directa es aquella que podemos detectar a simple vista y de la que también las mujeres son sus principales blancos en crímenes como los feminicidios y la violencia intrafamiliar. La paz, en consecuencia, tiene en su centro el respeto al derecho humano de las mujeres a una vida libre de violencias.

Página 27 de 67
Comentarios