Vol. Actual Todos Volúmenes
Contenido
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Entrevista |
*
La guerra contra la sociedad se realiza con el cuerpo de las mujeres
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
La tortura sexual a mujeres y la sentencia de la Corte IDH en el caso Atenco
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
Violencias invisibles
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
¿Que es el feminicidio?
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Documento |
*
Postura de la Ibero
Ibero Líder | Educación que transforma | Entrevista |
*
Mariana Ruenes
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
Violencia política contra las mujeres
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
Maternidad
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Reporteje |
*
Refugio para mujeres
Gente que cambia al mundo | Violencia contra las mujeres | Opinión |
*
¿Qué tan grave es el problema en México?
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Entrevista |
*
Gabriela Jauregui
La llama inextinguible | Poesia |
*
Romance
Actualidad Ibero | Breves de La Universidad Iberoamericana |
*
La Ibero: Excelencia académica, innovación y espíritu humanista

Ibero Líder | Educación que transforma | Entrevista |

Página 31 de 67

Mariana Ruenes

                                               Ibero6329.1.JPG

un proyecto estudiantil, ha logrado una presencia nacional con la colaboración de importantes empresas, instituciones y organismos aliados, así como de cientos de voluntarios de diversas universidades.

 Ganadora del Premio Ibero-Brémond Compromiso Social 2014 en la categoría de Educación a niñas en situación vulnerable, que otorga la Universidad Iberoamericana en colaboración con la Fundación Brémond y el Fondo de Investigación y Cultura Superior, A. C. (FICSAC), en la siguiente conversación, Ruenes se refiere al delito de trata de personas, cuyas víctimas en su mayoría son mujeres, y a la labor que realiza desde su asociación para prevenir y mitigar esta forma moderna de esclavitud.


¿Cómo fue tu acercamiento a la problemática de la trata de personas y cuáles fueron tus primeras acciones en este tema?

 Cuando estaba estudiando mi primer semestre de la carrera de Comunicación en la Ibero, tuve conocimiento del tema a través de un encuentro con una sobreviviente de explotación sexual, que durante cuatro años había sido trasladada por varias ciudades del centro del país. Esta mujer, como muchas otras, se encontraba en una situación de vulnerabilidad por problemas económicos y familiares, y fue enganchada al acudir a una falsa oferta de trabajo que encontró por internet. En el momento en el que la conocí su caso estaba en trámite legal, pero todavía no existían las leyes que hoy tenemos en materia de trata de personas; incluso, fue uno de los primeros en ser reconocido como tal. Antes, la trata de personas era catalogada como lenocinio, corrupción de menores o corrupción de autoridades.

 Comencé a involucrarme en uno de los primeros refugios de alta seguridad para sobrevivientes mujeres y niñas víctimas de explotación sexual comercial, y busqué documentarme, pero casi no había información, ya que el tema era muy nuevo, no solamente en México sino para el mundo. Hay que recordar que en el 2000 la ONU en el Protocolo de Palermo reconoció el delito de trata de personas, pero apenas en 2012 se publicó en nuestro país la Ley General para Prevenir, Sancionar y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas y para la Protección y Asistencia a las Víctimas de estos Delitos.

 Entonces, al darme cuenta de la escasa información y lo poco que se sabía del tema, quise hablar sobre mi nuevo conocimiento de la trata de personas en mi comunidad universitaria. Luego de andar saloneando, con la ayuda de un grupo de profesores organizamos una primera conferencia, y le siguieron muchas más; de pronto ya estábamos teniendo varias conferencias al día, con auditorios llenos, una lista de voluntarios y un movimiento estudiantil. Han
pasado unos seis años de eso, pero desde esa primera conferencia hasta ahora, sin interrupción, hemos tenido una presencia importante en la Universidad.


¿Cómo derivaron estas acciones estudiantiles en el surgimiento de Sintrata?

 Iniciamos como asociación estudiantil de la Ibero en 2011, en lo que hoy sería CREA (Comunidad de Representantes de Asociaciones Estudiantiles), y en 2012 nos constituimos como asociación civil. Para ello, tuvimos un apoyo fenomenal de toda la comunidad universitaria. Cuando estaba por terminar la carrera, el proyecto había crecido y tenía curiosidad de verlo avanzar. Así, en 2014, llegó un momento en donde había que crecer o desertar. Fue ahí donde recibí un impulso por parte de la Ibero: el Premio Ibero-Brémond-FICSAC al Compromiso Social de Alumnos, el cual contaba con un incentivo económico para continuar con el trabajo. Creo que no me podría haber imaginado que hoy estaría aquí y todo lo que hemos pasado y cambiado. Me parece que fue un proceso en el que íbamos respondiendo a lo que se nos presentaba, de lo que comprendíamos del delito. Así es el emprendimiento social: se ponen a prueba soluciones e ideas. Creo que ahora nos sentimos más cerca de tener un impacto medible y sostenible. Actualmente somos seis personas las que nos dedicamos de tiempo completo a Sintrata, todas especializadas en diferentes áreas. Sin embargo, algo que aprendimos trabajando con universidades es conocer todos los recursos que existen en el voluntariado. Contamos también con grupos multidisciplinarios de profesionistas, asesores y estudiantes con quienes ensayamos iniciativas interesantes.


Siendo una iniciativa que surgió en la Ibero, ¿qué representa para ti tu paso por esta universidad y cómo han incidido los preceptos de la educación jesuita en tu labor social?

 La problemática de la trata de personas no la conocí dentro de un aula. Sin embargo, encontré en la Ibero un espacio disponible para plantearla y estudiarla.

Página 31 de 67
Comentarios