Equidad de género: una deuda histórica • examen

Página -1 de 50

Violencia de género y alfabetización emocional

 

complejidad de los mecanismos que mantienen su reproducción. (Osborne, 2009, Saucedo, 2011).

2. Se presenta un proceso de socialización diferencial por género en la construcción de la subjetividad masculina y femenina. Nacemos en un mundo construido a través del lenguaje, del que incorporamos conceptos y categorías para comprender el mundo, y también contribuimos a la construcción de esa realidad (Cabruja, Íñiguez y Vázquez, 2000). Berger y Luckmann (1968), refieren cómo los niños absorben el mundo social aunado a la coloración idiosincrásica que le dan sus padres. En la socialización primaria, las ideas y los afectos internalizados tienen un fuerte efecto configurador de la identidad personal ya que están asociados a la vida emocional y social del individuo. Un proceso de socialización diferencial por género está vinculado con ideas, afectos, actitudes, valores y prácticas basados en la idea de superioridad e inferioridad de los sexos o en funciones estereotipadas de hombres y mujeres, que se transmite intergeneracionalmente.

3. Existen procesos de naturalización de la violencia contra las mujeres a través de su negación y falta de prevención. 

21_violencia_de_generoo.jpg

 

La naturalización para Montero (2004) es un proceso de conocimiento que hace aceptable, admisible, lo extraño, para internalizarlo y considerarlo como una forma de ser en el mundo. También se naturalizan las situaciones adversas integrándolas dentro de lo ya conocido y haciéndolas similares o familiares. A pesar de los avances en la creación de leyes y programas de atención a esta problemática, aún prevalece la impunidad, y una fuerte tolerancia hacia las conductas violentas (Osborne, 2009).

  Una de las alternativas al problema de la violencia de género es la propuesta denominada educación emocional o alfabetización emocional que busca favorecer el desarrollo de cada hombre y de cada mujer desde el fortalecimiento de su capacidad reflexiva y crítica. El objetivo general de la alfabetización emocional es “aplicar un modelo de alfabetización a través de procesos de educación emocional utilizando las metodologías de la pedagogía del cuidado, perdón y reconciliación, para conocer la lengua escrita y el lenguaje matemático, la comprensión básica de la práctica de la democracia y el diálogo de saberes” (Soche, Ferrer y Narváez, 2011, p. 16).

  La educación emocional favorece la necesidad de entender los problemas de la vida de manera sistémica, interconectada e interdependiente; reflexiona sobre las relaciones cotidianas y las emociones asociadas a éstas; promueve la concientización que favorece procesos cognitivos, emocionales y conductuales que permiten formas de comprensión y de acción distintas, en este caso, hacia la violencia de género, en dos sentidos, tanto a nivel preventivo como de intervención, en los ámbitos comunitario, educativo y familiar. La educación emocional es entendida como una educación holista que concibe el acto educativo como un diálogo, un encuentro para la comprensión mutua y la coconstrucción de significados en un encuentro que respeta las diferencias y que plantea algunos principios pedagógicos básicos (Soche, Ferrer y Narváez, 2011) que son

  • la formación de comunidades de aprendizaje;
  • la incorporación del concepto de inteligencias múltiples;
  • el reconocimiento de los diversos estilos de aprendizaje como expresión de lo individual en la construcción de saberes;el currículo holista;
 
Página -1 de 50
Comentarios