Vol. Actual Todos Volúmenes
Contenido
Ibero Líder | Educación que transforma | Entrevista |
*
Yásnaya Aguilar Defender los derechos territoriales y lingüísticos
Lenguas Indígenas en México : Vitalidad y Resistencia | Cine | Entrevista |
*
Una lengua es una visión única del mundo: Ernesto Contreras, director de Sueño en otro idioma
Actualidad Ibero | Breves de La Universidad Iberoamericana |
*
Colaborar en la construcción de un mundo solidario y justo
La Voz del Libro | El Eco de la Lectura | Reseña
*
Qué leer y por qué
Itinerario del Ocio |
*
Adónde ir y por qué

Lenguas Indígenas en México: Vitalidad y Resistencia | Examen |

Página 45 de 62

Instrucciones para ser más soberanos

 

Ibero61Pag49.JPG

en la versión web de este artículo (http://transforma. ibero.mx) puedes escuchar el protocolo sobre soberanía alimentaria en mixe, rarámuri, zapoteco y mixteco.)

 Lejos del cinismo —que, según Fisher, “reemplaza el involucramiento y el compromiso”—, la comunalidad sucede gracias a la construcción de un nuevo lenguaje y la realidad de ese lenguaje en instituciones como el ISIA se refleja en formas de solidaridad, interculturalidad e integralidad. Esto es, el entendimiento de la Tierra “como un espacio totalizador”, de acuerdo con Floriberto Díaz Gómez, quien ha explicado en diversos artículos las bases del concepto de comunalidad de la siguiente forma:

• La Tierra como Madre y como territorio.

• El consenso en asamblea para la toma de decisiones.

• El servicio gratuito como ejercicio de autoridad.

• El trabajo colectivo como un acto de recreación.

• Los ritos y ceremonias como expresión del don comunal.

 Vemos entonces que el análisis realizado por los futuros investigadores del ISIA tiene profundas dimensiones sociales, políticas y ambientales. Pero también económicas. El grupo ha hecho notar que actualmente existen más egresos que ingresos en el comedor, no sólo por motivo del rancho —que se ha destinado a “cuidar borregos, gallinas y producir hortalizas sin que se logre un producto del que se pueda recuperar la inversión”—, sino porque “a partir de una reflexión realizada en el marco de las celebraciones por el Día de la Tierra, vimos que se demandan muchos alimentos en el comedor del ISIA y ese servicio consume alimentos de María Lombardo y de Puebla, y que dependemos de donaciones de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y de otras instituciones jesuitas”. Lo que sigue entonces es

 

Ibero61Pag49.2.JPG

una reapropiación de los medios, volverlos productivos y aprender “a hacer ciencia y practicar en esos espacios mientras producimos para el comedor”.

 Si este proyecto es uno de autonomización porque –como explica Elodia– “demandamos mucho y dependemos de las donaciones, cuando en el modelo educativo del ISIA se plantea que tenemos estos espacios para volverlos sustentables”, entonces regenerar el suelo para reapropiarse de los medios, crear excedentes, transformarlos –en conservas o deshidratados– y agregar valor para consumo interno o comercialización y generar ingresos para los mismos investigadores, son los escalones subsecuentes en este proyecto de largo aliento que rebasa una simple ambición de titulación. “El proyecto se plantea a largo plazo para que la institución lo siga alimentando”, según Elodia, quien añade que buscan establecer redes con talleristas, o ellos mismos consolidar un grupo que pueda replicar el conocimiento. Opina que las mismas destrezas culinarias de la comunidad de Jaltepec de Candayoc serían de gran utilidad una vez establecida una producción más regular.

 El sueño de un proyecto de titulación que se traduce en una comunidad universitaria y local más dinámica y autosuficiente, con mayor agencia sobre lo que consume y menos a la merced de los caprichos de los mercados, no está tan lejos como parece. Basta salir de las aulas y contagiar a muchas más personas todavía. Ya lo advierte un viejo dicho coreano: el inicio es la mitad.

Ibero61Pag49.1.JPG

 
Página 45 de 62
Comentarios