Vol. Actual Todos Volúmenes
Contenido
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Entrevista |
*
La guerra contra la sociedad se realiza con el cuerpo de las mujeres
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
La tortura sexual a mujeres y la sentencia de la Corte IDH en el caso Atenco
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
Violencias invisibles
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
¿Que es el feminicidio?
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Documento |
*
Postura de la Ibero
Ibero Líder | Educación que transforma | Entrevista |
*
Mariana Ruenes
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
Violencia política contra las mujeres
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Exámen |
*
Maternidad
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Reporteje |
*
Refugio para mujeres
Gente que cambia al mundo | Violencia contra las mujeres | Opinión |
*
¿Qué tan grave es el problema en México?
Violencia contra las mujeres y feminicidio | Entrevista |
*
Gabriela Jauregui
La llama inextinguible | Poesia |
*
Romance
Actualidad Ibero | Breves de La Universidad Iberoamericana |
*
La Ibero: Excelencia académica, innovación y espíritu humanista

Violencia contra las mujeres y feminicidio | Entrevista |

Página 13 de 67

La guerra contra la sociedad se realiza con el cuerpo de las mujeres

Ibero6311.1.JPG

poderoso que ha llegado con gran estrépito a tomar el espacio público. Ahí las mujeres mostraron cuántas somos, cómo estamos juntas y el afecto que corre por las arterias de este movimiento, y eso ha asustado a nuestros antagonistas de proyecto histórico. Esos antagonistas quieren defender un orden de poder, que es el orden del capital, el orden de los dueños del mundo, de los dueños del planeta y de los dueños de la vida también, porque sus decisiones afectan la vida y la muerte de todas las personas. La posibilidad de transformar la sociedad, de desmontar ese orden desigual fundacional, asustó a nuestros antagonistas de proyecto histórico, y han puesto a sectores del catolicismo y a sectores del protestantismo, pero no a la integridad del protestantismo ni a la integridad del catolicismo, a trabajar para ver si consiguen derrocar el riesgo que ven en nuestro movimiento.

Usted creó el concepto femigenocidio. ¿Cómo lo caracteriza?

 Femigenocidio se dirige a poder nombrar la idea de que hay mujeres que no mueren por razones domésticas, que no mueren como consecuencia de una interacción en la intimidad o no mueren a manos de conocidos. La tendencia del sentido común, la manera en que pensamos los crímenes contra las mujeres, siempre está empañada por la idea de que existe el deseo, la libido, el celo, el odio, una emocionalidad que emerge de interacciones próximas entre personas conocidas. A partir de mi visita y análisis de la situación en Ciudad Juárez, en 2006, me di cuenta de que los feminicidios que ahí ocurren no tienen nada que ver con el orden de la intimidad. Existen feminicidios del orden de la intimidad, por parejas, sí; pero los feminicidios que se han tornado famosos en el mundo, porque las madres salieron del campo algodonero a denunciarlos, esos no son feminicidios de la intimidad. Por eso, por mucho tiempo, fue muy difícil interpretar qué son esos feminicidios, por qué se mata a mujeres por un grupo grande de hombres, con una tortura sexual, mutilaciones y violaciones colectivas, de una forma recurrente, casi una rutina; y qué significa eso. De ahí pasé a visitar países como El Salvador, Guatemala y Honduras, o sea todo el triángulo norte centroamericano, y me di cuenta de que el feminicidio se expande en ese territorio, así como también se expande en todo México. Por eso hoy hablamos de una juarización de México.

 Son agresiones a las mujeres y una crueldad contra el cuerpo de las mujeres que no responden a problemas de la intimidad. Entonces a esos crímenes les llamo femigenocidio; porque podrían llegar a una categoría del orden jurídico internacional de los derechos humanos, al ser crímenes contra las mujeres, no contra una mujer por una razón que puede ser personalizable. Dentro del femigenocidio incluyo los crímenes asociados a las nuevas formas de la guerra, a los conflictos entre pandillas o, como en Ciudad Juárez, a la represión estatal o a formas de enunciar al mundo la dominación territorial y la dominación jurisdiccional, por parte de algunas mafias locales. A eso le llamo una esfera paraestatal de control de la vida. Y varios sectores de nuestros pueblos, de nuestras ciudadanías, en todos los países de América Latina, están expuestos a un control paraestatal de su vida por parte de grupos de organizaciones criminales, o por el paraestado, o sea, por formas y duplicaciones represivas de los Estados nacionales. Llamo femigenocidio a los asesinatos y crímenes que se realizan contra la población de mujeres. También incluyo ahí al crimen de la trata, porque las mujeres tratadas son reducidas a condiciones concentracionarias de existencia, que perjudican su salud de una forma definitiva. Por eso en la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio, de Naciones Unidas, las condiciones concentracionarias de existencia son una de las formas de genocidio.


Cuando suma la palabra genocidio a la de feminicidio ¿es para darle un carácter de crimen de lesa humanidad al asesinato de las mujeres, y resaltar su gravedad?

 Exactamente. Si consiguiéramos llevar esa categoría a una Convención iluminaríamos todo el campo de la violencia contra las mujeres, inclusive los crímenes domésticos; y se empezaría a evidenciar algo que es muy difícil de mostrar a la población por causa del sentido común, que siempre los reduce a crímenes de la intimidad, del orden privado. Es muy difícil retirar los crímenes contras las mujeres del fuero íntimo. Si consiguiéramos llevar al fuero internacional este grupo particular de crímenes letales, con intención letal o con consecuencias letales, como es la trata, iluminaríamos todo el campo de la violencia contra las mujeres y mostraríamos cómo es una violencia plenamente pública.

Página 13 de 67
Comentarios