La corrupción como problema social • ágora

Página 33 de 50

 

 63.pngJOSÉ LUIS ESTRADA RODRÍGUEZ

Maestro en Ciencias Sociales con especialidad en Desarrollo Municipal por El Colegio Mexiquense y doctor en Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma del Estado de México, es especialista en análisis político-administrativo de la transparencia, la rendición de cuentas y la política de seguridad del Estado mexicano. Profesor titular en la UAM-Lerma, forma parte del Colectivo Yo Contra la Corrupción (#Yoco), así como del Colectivo por Municipios Transparentes (CIMTRA).

 

 

Se puede controlar institucionalmente

El tema de la corrupción es ampliamente discutido y se encuentra en la agenda pública por los efectos nocivos que genera. Con respecto a la pregunta que se plantea, me permito hacer los siguientes comentarios:

   El fenómeno de la corrupción es un problema social que involucra tanto a las autoridades del poder público como a los ciudadanos, se produce por múltiples factores que van desde el ámbito cultural hasta el proceso organizacional e institucional. Para ello podemos adoptar una visión institucionalista y racional en torno a la conducta de quienes forman parte del proceso de la corrupción, es decir, comprender por qué son corruptos o se corrompen, y en principio podemos decir que existen incentivos institucionales, sociales y culturales para que ello ocurra. Es más barato darle dinero al policía por una multa que realizar toda la tramitología para pagar y evitar que te quiten la placa en el caso de haber incurrido en una falta al reglamento de tránsito. Así sucede en torno a la mayoría de los actos de corrupción: las personas se corrompen por la falta de sanción y castigo. Dado que existen distintos tipos de corrupción dentro de la administración pública, la política y los procesos sociales, es preciso desmotivar, eliminar los incentivos por los que las personas optan por la vía de la corrupción, ejercer castigos y promover la cultura de la legalidad. Todo esto requiere un proceso que el Sistema Nacional Anticorrupción debe contemplar para garantizar su efectiva actuación.

  Las acciones que propongo son las siguientes:

1. Promover acciones de diagnóstico para establecer los riesgos y potenciales actos de corrupción. Establecer controles en las compras, adquisiciones, obras, así como en las ventanillas de gestión.

2. Establecer sanciones y medidas correctivas contra la corrupción. Por ejemplo, motivar la denuncia. El uso de los videos y fotos de teléfono celular y otras aplicaciones es maravilloso. El caso de Arne, City Manager delegacional y el periscope en la Ciudad de México es una buena aplicación. Incluso en algunas ciudades del norte del país se ofrecieron recompensas a quienes mostraran evidencias de actos corruptos. Nuevamente los incentivos actúan para transformar la conducta de los ciudadanos.

3. Promover la cultura ética dentro del servicio público y con la ciudadanía. Es decir, establecer y promover incentivos para denunciar, evitar la corrupción y difundir a los corruptos en la cárcel, ayudará a controlar el comportamiento fuera de la ética.

 Con estos elementos podría disminuir la corrupción y motivar la construcción de un nuevo pacto de legalidad con los ciudadanos. La corrupción sí se puede controlar y disminuir mediante las medidas institucionales existentes. Desde el Colectivo Yo Contra la Corrupción, del cual formo parte, creo que existen amplias posibilidades.

 
Página 33 de 50
Comentarios