La Avenida- Comunidad

Página 55 de 60

“Eso ya era otro mundo”: Santa fe.

 

Un testimonio de Agustina Rodríguez

Cecilia Barraza

Mi nombre es Agustina González, tengo 53 años y vivo en la colonia Carlos Alberto Madrazo. Yo llegué a Santa Fe a la edad de 5 años, cursé la primaria en la escuela Vasco de Quiroga. Mis padres vivían anteriormente en la delegación Magdalena Contreras, pero unos familiares de aquí mismo le vendieron un terreno a mi papá para construir nuestra casa. Mi familia es grande, en casa somos 14 hermanos, aunque en ese tiempo sólo éramos siete.

Soy la cuarta hija. Así que para mis papás era difícil, mi padre trabajó como repostero toda su vida, inauguró la panadería Santa Fe, no teníamos panadería aquí en ese tiempo y a mi padre le dieron la oportunidad de trabajar ahí. De manera que la ventaja de venir aquí era doble: una casa propia y trabajo seguro. Mi madre siempre se dedicó a nosotros. Realmente en ese entonces este lugar era muy solitario.

Le compramos el terreno a una tía de mi padre de nombre Seferina Tadeo, quien era dueña de una de las minas que colindaba con la mina Peña Blanca, la cual era llevada por el señor Bunet, de apodo le decían el Coño, cuando éramos niños no sabíamos nada. Era un señor rico, que deslumbraba. Nosotros éramos personas que no teníamos coche, caminábamos. Ahora podemos ubicar un Verificentro, y desde ahí hasta donde están las nuevas construcciones cerca del estacionamiento, todo eso era camino. No existían peseras ni camiones, pero a pesar de eso era un lugar muy bonito para vivir. A nosotros nos gustaba porque estaba lleno de árboles y existía una presa que le llamábamos La Honda, donde la mayoría de las vecinas llegaban ahí a lavar porque no teníamos agua potable. No había servicios. Ni drenaje ni agua ni nada. Tampoco había luz; sufrimos en un principio como dos años, y recuerdo que fue por el año 1968, más o menos, cuando mi papá por la parte alta, que de echo ahora ya no existe,  encontró que por ahí ya había cableado, ya había postes de luz, y entonces pues desde ahí nos colgábamos. Tardó tiempo mi padre así, hasta que alguien le dijo que fuera creando derechos y que fuera viendo la posibilidad de tener los servicios que obviamente le tenían que costar. Habíamos nada más tres familias en ese predio.

La familia de mis padres es la familia González Aguilar. Después había una familia de un señor que se dedicaba a pepenar, de nombre Sabino, cuyo papá se llamaba Tomás. Eran los únicos en esos predios, los de hasta la punta.

Lo que pasa es que lo que hoy es el Sam´s, era una costilla del camino real, la parte alta por así decirlo. Ahí era donde pasaban los camiones que en ese entonces les decían los colorados, que eran los San Mateo- Santa Rosa, por ahí era el tránsito local.

No existía la entonces zona de Peña Blanca, y hacia lo que es ahora la zona de corporativos no había otra colonia. Toda la parte baja era mina, las últimas personas que vivían ahí era mi familia, hacia abajo estaban el señor Sabino y Don Tomás. De ahí poco a poco ya se fue colonizando pero por sus mismos trabajadores del señor Sabino, todos pepenadores.

Los pepenadores donde trabajaban en la parte baja de Peña Blanca, en unos lotes que ocupaba el señor Sabino, que era quien recibía a los camiones de basura, y le daba trabajo a la gente. Es que otra cosa eran los tiraderos de Santa Fe, eso ya era otro mundo.

Don Rafael Gutiérrez Moreno vivía a un lado de lo que se llamaba la parada Santa Rosa, que era la entrada a los tiraderos grandes. Tenía diferentes entradas. Por ejemplo, la nueva gasolinera, subiendo a mano derecha existen unas torres de alta tensión, esas torres tenían una entrada por la parte baja a mano izquierda, y llevaban a los tiraderos. O sea, antes de entrar a la colonia Madrazo. Antes se llegaba por los tiraderos, por lo que ahora es la parte de atrás de Televisa. Pegado a la barranca, digamos

Los tiraderos estaban donde ahora está la alameda. Entonces teníamos, por decirlo, tres vialidades, que eran: la de los camiones, que atravesaban por donde está la antena de alta tensión, que entraban por ese lado por la parte baja; y los camiones que pasaban por un puente entre el ocho y medio y la colonia Madrazo, pero lo quitaron precisamente por la vialidad que se hizo con el puente y demás. Todo eso si existían familias. Y la parte baja es donde estaba mi familia, que pegaban con Peña Blanca. Se puede decir que eran tres niveles, y el de los camiones fue el que desapareció. Lo que ellos ocupaban eran las vías del ferrocarril, por ahí llegaban todos los camiones.

Aprovecharon la ruta, digamos, para separar todo lo que eran desechos y demás. Y entonces Don Sabino, como eran muchos los terrenos baldíos, ahora puedo decir que es parte de la autopista, recibía camiones de la basura. En ese entonces me parecía una armonía desagradable. Ahora, como persona adulta, entiendo que el señor generó empleos. Por donde ahora está la autopista ahí descargaba, después hacia su pepena y lo que le servía lo vendía.

Donde ahora están los locales del mercado y el restaurante de Víctor, enfrente, ahí teníamos los campos de futbol. De frente a los locales a mano izquierda, existe una familia que les decíamos los Tamaleros, porque a eso se dedicaban. Perdón, pero así los conocíamos; nosotros, por ejemplo, éramos conocidos como los Panaderos, por mi papá. Existían muy poquitas casas por acá, la COMEX de hecho no existía, por ahí no había casas. La primera por ahí está, en una foto donde está el señor Cornelio, vecino del lugar
Foto1.jpg 
Página 55 de 60
Comentarios