Vol. Actual Todos Volúmenes
Contenido
Comité Editorial y Consejo de Redacción
*
Directorio
Contenido
*
Indice
Nierika. Revista de Estudios de Arte.
*
Nuestra Misión
*
Our Mission
Re-visiones del muralismo
*
Nota Editorial
Contraportada
*
Contraportada
latinex

Página 1 de 138

Vol. 7 Julio-Diciembre de 2015

Las piezas múltiples en escultura

Coordinadoras: Sarah Beetham y Amanda Douberley

Convocatoria abierta del 1 de marzo al 15 de julio de 2014

En una carta al editor de Artforum, Barnett Newman declaraba en 1968: “no creo en la pieza escultórica única cuando la escultura es forjada o fabricada. La pieza única en escultura sólo puede existir cuando se talla en piedra.” Newman objetaba así a la caracterización de “copia” que el crítico Andrew Hudson había realizado en relación con uno de los dos ejemplares de su pieza titulada Obelisco roto, pues el artista sentía que las dos esculturas de la edición eran originales, y consiguientemente se refería a ellas como a dos  “gemelas idénticas.”

La declaración de Newman intriga a muchos historiadores de la escultura por dos razones: por una parte, porque la producción de ejemplares múltiples de una obra a través de medios de producción mecánicos, siempre ha sido parte de la práctica escultórica; y por otra, porque la escultura en piedra, ha sido copiada con tanta frecuencia y precisión como la escultura.

¿Por qué entonces, un artista como Newman se interesó tanto por distinguir las “copias” de los “originales”? ¿Qué implicaciones tiene esta declaración para los historiadores del arte que estudian la escultura durante la última parte de la década de 1960, o incluso en cualquier otra etapa de la historia de la escultura?

Desde los talladores italianos que esculpían copia tras copia del Esclavo griego de Hiram Power hasta los escultores minimalistas que destacaron por sus prácticas de taller que consistía en producir objetos de forma industrial, la réplica constituye un aspecto importante de la práctica y de la historia de la escultura. Crear una escultura a partir del metal o de la piedra casi siempre implica un proceso grupal, con la colaboración de artesanos calificados que producen la obra final en base a las especificaciones del artista. Como se trata de una empresa cara, la creación de múltiples ejemplares ayuda al artista a reducir los costos.

 

Página 1 de 138
Comentarios