Vol. Actual Todos Volúmenes
Contenido
Comité Editorial y Consejo de Redacción
*
Directorio
Contenido
*
Indice
Nierika. Revista de Estudios de Arte.
*
Nuestra Misión
*
Our Mission
Re-visiones del muralismo
*
Nota Editorial
Contraportada
*
Contraportada
latinex

Página 102 de 138

fig.V4.rese.jpg  

Bela Gold,

Una visión artística posible: análisis de un proceso interdisciplinario entre la vanguardia tecnológica digital, el humanismo y las artes visuales,

México, Universidad Autónoma Metropolitana, 2011

Karen Cordero Reiman1

corderokaren@gmail.com

1 Karen Cordero Reiman es historiadora del arte, curadora y escritora.
Ha sido profesora de tiempo completo del Departamento de
Arte de la Universidad
Iberoamericana desde
1985, profesora de asignatura del Posgrado en Historia del Arte de la UNAM desde 1986, y es miembro fundadora de Curare, Espacio Crítico para las Artes. Es autora de múltiples publicaciones sobre el arte mexicano del siglo XX  y XXI, en especial sobre las relaciones del llamado arte culto con el llamado arte popular, la historiografía del arte mexicano,
la representación museológica del discurso artístico, y cuerpo, género e identidad sexual
en el arte mexicano. Asimismo, ha tenido una participación constante en el ámbito museístico con actividades de curaduría, asesoría e investigación.

2 Bela Gold, Una visión artística posible: análisis de un proceso interdisciplinario entre la vanguardia tecnológica digital, el humanismo y las artes visuales, México, Universidad Autónoma Metropolitana, 2011, p. 19.

 

fig.1.res.bela.jpegfig.V4.cap7.jpgSerá posible lograr que la manifestación artística se transforme en evidencia y testimonio de la muerte? ¿Será que con su presencia detenga, a pesar de su fragilidad, la posibilidad siempre  abierta del retorno del terror? Esta reflexión, sostiene  la artista plástica argentino-mexicana  Bela Gold,  es esencial para el planteamiento de su libro, Una visión artística posible.  En él analiza, a partir de una reflexión filosófica, la posibilidad del arte después de Auschwitz, tema que se vincula cercanamente con el dilema planteado en la exposición de Teresa Margolles, en la Bienal de

Venecia de 2009,en su obra alusiva a la violencia, muerte y narcotráfico,  titulada ¿De qué más podemos  hablar? Y, con Paul Celan, llega al planteamiento de que se debe hacer arte no después del horror, sino sobre el horror, pero fundamentado en un humanismo  actual y crítico,  centrado en el conocimiento y respeto de los demás, y que tome en cuenta los avances tecnológicos no como una solución o salvación, sino como una herramienta para reconfigurar  la percepción y el manejo de la relación entre lo estético y lo sociopolítico.
     Para fundamentar su propuesta, retoma también a Theodor Adorno, quien sabe “que las obras de arte operan en otra lógica a la predominante en la actividad práctica del hombre”.2
Propone que, a través de la expresión gráfica, se puede dar cauce a lo indecible por medio de símbolos y procesos que eluden a la lógica racional. Así, reta al olvido, la injusticia histórica, no desde una política de visibilizar a la memoria, sino a partir de la resignificación de huellas, documentos y testimonios concretos, que se refieren a individuos específicos, por medio de intervenciones tecnológicas que actualizan y reelaboran sus texturas y textualidades. Apuesta por la posibilidad del arte y de la tecnología de colaborar en la transformación social, que activa un proceso de luto, de duelo en el presente, que lleva implícito el respeto a la víctima, y la responsabilidad de la continua restitución de su humanidad, suspendido en el “estado de excepción” del campo de exterminio.
     Pero lo importante de este libro de Bela Gold no radica, principalmente, en su planteamiento filosófico, por demás claro y lúcido, sino en el hecho tanto de elaborar una propuesta artística que se enlaza de manera  integral con una propuesta  ética, como de sustentar, de modo minucioso,  por medio de un análisis de la teoría de la representación y de los

Página 102 de 138
Comentarios