Vol. Actual Todos Volúmenes
Contenido
Comité Editorial y Consejo de Redacción
*
Directorio
Contenido
*
Indice
Nierika. Revista de Estudios de Arte
*
Nuestra Misión
*
Our Mission
La Ironia como estrategia artística de resistencia
*
Nota Editorial
Contraportada
*
Contraportada
Logo Nierika

Apartir del 5 de julio de 2020, podrás ver los siguientes números AQUÍ

NIERKA números anteriores
NIERKA Librería en línea
LATINDEX

Artículos Temáticos

Página 38 de 166

Lo carnavalesco, lo cómico y lo irónico en los Caprichos de Goya

28

CORNISA1-TEMATICOS.jpg

 

52 Ibid, p. 53.

 




53 Bozal Valeriano, “Los Caprichos: el mundo de la noche”, op.cit., p. 17-37..


 

Los muñecos son ingrávidos, como los frailes goyescos, como sus brujas y brujos, como los ahorcados; sólo rozan el suelo, no necesitan asentarse o descansar en él. Las estampas grotescas muestran que tales monstruos pueden encerrar una verdad más grande que la aceptada a la luz del día, a la luz de la razón. Las brujas y los frailes, los currutacos, las dueñas, las celestinas, las prostitutas, los campesinos que transportan burros, los alguaciles, todos esos caprichos se configuran de modo semejante a las marionetas de Kleist.52

Esto explica la posición diferente de Goya y la creciente importancia que va adquiriendo el ridículo, ese rasgo que paulatinamente coloca al artista como testigo del mundo en que vive más que como protagonista, ya que también son estos muñecos ingrávidos los que abren la puerta de atrás mostrando la verdad, especialmente evidente en la serie de los Desastres: “cuando sólo son algunas las cosas ironizadas, cabe pensar en la reforma; cuando todo lo es, más vale apartarse y contemplar en la distancia: las estampas grotescas oscilan entre el sarcasmo y el patetismo sin renunciar a ninguno de los dos”. 53

Consideraciones finales

El hecho de que las series de grabados de Goya se hayan producido precisamente a finales del siglo XVIII, cuando se instaura la Revolución como forma de gobierno preponderante, es muy significativo, de acuerdo a Stoichita y Coderch, por la alusión al último carnaval representado. Pero a la vez que los Caprichos amplían el sentido de lo cómico y lo irónico insertándose en la nueva producción de lo grotesco, que a partir de entonces será mucho más importante en este tipo de discursos (evidente en Los desastres de la guerra), evocan el desorden simbólico de la máscara y del carnaval. La propia construcción narrativa de la serie muestra y oculta los temas y las formas, al igual que la ironía. La posibilidad unívoca del sentido se complejiza al representar el mundo en múltiples niveles, como muestran los gestos, los fondos, los personajes, las cartelas y el sentido enmascarado de cada estampa en particular y de todas en conjunto.

     El carnaval es forma y práctica de lo grotesco, ya que celebra la alegría de la vida por el desbordamiento que se lleva a cabo en él. Suspende la tensión de tecnología del poder porque como cuerpo colectivo; no es representación ni escena y no responde a la lógica de simbolización del cuerpo, sino a la pura pulsión. El disfraz desimboliza porque no hay en el identidades corporales ni lógica; de ahí la relación intrínseca con el desorden y lo ilógico de la serie. ¿Será que la narración carnavalesca de las estampas goyescas evoca la ironía e inaugura lo grotesco? CUADRO-MORADO.jpg

Página 38 de 166
Comentarios