latinex

Página 23 de 61

36_ibero59__literatura.JPG

momento, Miguel León-Portilla, alumno destacado del padre Garibay, acerca de la antigua literatura náhuatl.

  Don Ángel María Garibay dio nueva vida a los Cantares Mexicanos al estudiarlos, sistematizarlos y publicarlos en la Universidad Nacional Autónoma de México, fundamentalmente. De esta manera sentó las bases para que don Miguel León-Portilla continuara su trabajo fructífero en la segunda mitad del siglo XX. Gracias a este trabajo tesonero, entre el maestro y el alumno, hoy tenemos la fortuna de leer la antigua literatura náhuatl en varios textos, por ejemplo, los Huehuetlatolli publicados por la UNAM en 1992, en el marco del Quinto Centenario del Encuentro de dos Mundos. Otras obras importantes del doctor León-Portilla son La filosofía náhuatl, Quince poetas del mundo náhuatl, Literaturas indígenas de México, La tinta roja y negra (In tlilli in tlpalli) y Tonantzin Guadalupe.

   Varios de los escritores contemporáneos de lengua náhuatl hemos abrevado en las obras mencionadas. De esta manera logramos entender, ligando el pasado con el presente, varios aspectos de nuestra lengua y cultura que vivimos cotidianamente en la vida familiar y comunitaria.

   Otras fuentes de la literatura contemporánea en lenguas indígenas han sido, también, las obras antiguas que se preservan de otras lenguas y culturas. En el caso de los mayas su libro primordial es el Popol Vuh que constituye un referente importante de donde se nutren los escritores mayas contemporáneos. Aunado al contenido del Popol Vuh, pueden mencionarse los Cantares de Dzitbalché que son, en mi opinión, como los cantos populares, por su belleza y de mejor comprensión para la gente no especializada en el tema. Confieso que soy un “ignorante” en este caso específico; pero cuando he tenido la oportunidad de escuchar a mis colegas y hermanos escritores mayas discernir sobre el tema, me he quedado maravillado de tanta belleza literaria.

   Con quienes he tenido mayor oportunidad de dialogar y
enriquecerme con sus reflexiones sobre la antigua literatura indígena ha sido con los zapotecos del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca, quienes se autodenominan como binizá y designan didxazá a la lengua que hablan. En mi opinión, el aporte fundamental sobre la antigua literatura zapoteca lo dejó escrito el investigador y poeta Víctor de la Cruz, a través

 

de dos obras fundamentales: Guie´sti´didxazá/La flor de la palabra5 y El pensamiento de los Binnigula’sa’: cosmovisión, religión y calendario6.

2. Las voces puente: Los escritores indigenistas del siglo XX


Al triunfo de la Revolución mexicana nuestro país entró en un proceso de transformación social que trascendió a varios ámbitos de la vida nacional. En la cultura se desarrolló el muralismo mexicano que plasmó, en la pintura, la vida cotidiana y la lucha de los pueblos campesinos e indígenas. Los principales protagonistas fueron Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco. En la música, por ejemplo, la obra de Silvestre Revueltas La noche de los mayas, y Sinfonía india, de Carlos Chávez, puede decirse que recuperan y recrean las raíces del arte indígena. Específicamente, en el campo de la literatura surgen

37_ibero59__literatura.JPG

 

 
Página 23 de 61
Comentarios